Estamos renovando nuestra página web. Si tienes alguna duda, escríbenos a comunicaciones@lukkap.cl

El perfil más demandado en la era post COVID-19: el referente

Nuestra nueva realidad incierta

Antes, cuando se hablaba de entornos VUCA, había que recurrir a ejemplos lejanos de casos puntuales de empresas alrededor del mundo ¿Por qué? porque no era algo que se diera de manera usual en los entornos laborales. Algo que el COVID-19 ha cambiado en 180º grados.

Ahora a todos se nos ocurre un ejemplo cercano al que recurrir para explicar a otros (y también para entender) qué es la gestión de entornos inciertos. Y es que en este contexto, la capacidad y agilidad de respuesta es clave. Tenemos que convivir sin capacidad de buscar excusas y sin posibilidad de comparar situaciones con las del pasado reciente: el cambio y la adaptación al mismo pasó a ser la regla.

Y lo que está claro es que esta incertidumbre no será pasajera. La situación actual generará una serie de cambios que, a su vez, crearán otros que desencadenarán un bucle de continuo cambio. A esto nos referimos cuando hablamos de entorno VUCA.

Puede dar un poco de nervio, sí, pero tenemos que prepararnos y adaptarnos de manera ágil. Y es que ya no podremos tener una estrategia a largo plazo o un mapa muy marcado de nuestro camino, sino que tendremos que entrenarnos para construirlo poco a poco. Por eso, deberemos sustituir este mapa por una brújula que nos marque la dirección, y no tanto los lugares a los que queremos llegar.

Pero igual que no todo el mundo sabe leer e interpretar los mapas que nos han ayudado en otras etapas, guiar con la brújula para no perder la dirección no es nada sencillo. Y eso es justo el perfil que más demanda tendrá en nuestras compañías: la gente que nos guíe.

El nuevo líder, mucho más que un jefe

Estos últimos meses han servido para entender la diferencia entre jefe y líder. Y, si algo hemos podido comprobar en primera persona, es que “ni todos los jefes son líderes, ni todos los líderes de nuestras compañías son jefes”.

Al hablar de líderes nos pasa que pensamos en gente famosa, diferencial, pioneros que han creado sus empresas, políticos, deportistas de élite…. Pero no se nos viene a la cabeza nadie de nuestro entorno.

Igual porque la palabra “líder” se asocia, en la gran mayoría de las ocasiones, al éxito, a la influencia o a ser alguien diferencial. Sin embargo, ser un líder es ser alguien a quien la gente de su entorno escucha, le hacen caso, acuden a él /ella para plantearle sus problemas o situaciones o alguien con quien queremos estar y compartir cosas. De estos, sin duda, tenemos muchos más ejemplos en nuestro entorno.

Las 10 cualidades clave para ser un referente

Una buena definición del líder es su capacidad de resonancia, es decir de llegar a la gente, de inspirar y mejorar su entorno. En definitiva, de ser un referente. ¿Pero qué cualidades deben poseer los líderes para ser referentes?

R esilientes – Se adaptan y asumen el cambio como una forma de vida, ayudando a su entorno a hacerlo de la misma forma. No buscan excusas, buscan respuestas.

E mpáticos – Entienden las emociones y actitudes de su entorno y las tienen en cuenta, escuchando activamente para aportar desde las necesidades de cada persona.

F acilitadores – En muchos casos, las respuestas tienen que venir de quién plantea la pregunta y, para ello, se tiene que guiar más que dar la respuesta.

E mocionalmente Inteligentes – Se conocen emocionalmente y gestionan sus propias emociones para conocer y gestionar las emociones que generan en los demás.

R esonantes – Generan influencia, amplificando y generando más referentes.

E nergéticos – Son polos de energía que se puede transmitir y amplificar. La proactividad y el brillo en los ojos son claras muestras de estas fuentes de energía.

N aturales – Son genuinos; nadie puede ser un referente con una careta en la cara o imitando conductas de otros. La naturalidad es la base para la confianza y esta es clave para ser alguien a quien otros acuden.

T imoneles – En momentos de incertidumbre, la mayoría busca a gente que, con calma, guíe el barco o, al menos, ayude desde su papel a guiarlo.

E nlaces – Sirven de correa de transmisión y enlazan a personas para alcanzar metas.

S oportes – Son aquellos que levantan el ánimo, recuerdan el propósito, impulsan, reconfortan, escuchan, desarrollan o, simplemente, están presentes.

Contar con estas 10 cualidades es lo que harán al líder un verdadero referente. Una figura clave que, sin duda, resultará necesaria para cualquier compañía. Y es que sin estas personas ninguna empresa podrá guiarse entre las olas que aún están por venir en un futuro incierto y más volátil que nunca.

En definitiva, cualquier persona puede ser un referente, ya que no depende del puesto que ocupes, sino de que cumplas con estas características clave para afrontar el cambio y la incertidumbre que nos tocará gestionar en presente y, sobre todo, en futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *