¡Estamos contigo hasta la recontratación!

Tendencias de Experiencia de Empleado en 2023

¿Cuáles serán las tendencias de experiencia de empleado en 2023? 

A principio de año siempre solemos tomar perspectiva y analizar cómo ha sido el año que termina y cómo será el que recién comienza. Si pensamos en términos de la transformación que está suponiendo la implantación del modelo de gestión de personas desde la experiencia de empleado, podemos hablar de que 2022 ha supuesto:

  • Una clara confirmación de la apuesta de las compañías por la experiencia del empleadoque se ha visto reflejada en el número de proyectos realizados en 2022, la cada vez más numerosa comunidad de responsables de Experiencia de Empleado de la que formamos parte o el número de vacantes publicadas de posiciones para gestionar la EX en diferentes compañías.

Impacto emocional post-covid. Reflejado en la bajada de indicadores como el eNPS que, durante el 2022, se ha llegado a ver reducido hasta a la mitad –salvo en aquellas compañías que ya estaban trabajando la experiencia de empleado en su empresa, que han conseguido modificar la tendencia y mejorarlo– o el aumento del porcentaje de personas que dicen querer abandonar su compañía en los próximos meses (situado de media entorno al 10%). Como consecuencia de esta brecha emocional con los empleados, en 2022 algunas compañías se han lanzado a trabajar modelos de bienestar desde la perspectiva de la experiencia de los empleados.

  • Gestión de momentos clave dentro del ciclo de vida del empleado. La experiencia de empleado nos permite poner foco en momentos concretos de alto impacto en el empleado. Onboarding, gestión del cambio, cambio de rol… cada compañía tiene unas necesidades concretas en uno o varios momentos clave, y las empresas están empezando a gestionarlos en base a lo que viven y sienten los empleados, junto al impacto que esto tiene sobre su relación con la empresa.

  • Los managers como pieza clave en la EX. En todos los modelos de experiencia de empleado, independientemente del sector o del tamaño de la empresa, el manager puede hacer, con su acción o inacción, que un colaborador sea promotor o detractor de su compañía, que se encuentre comprometido o, por el contrario, que quiera salir lo antes posible de su empresa. Y es por ello que, este año, el manager ha tenido un papel clave en la implantación de mejoras de la experiencia de empleado, para conseguir lo que denominamos la “experiencia deseada”. El objetivo fundamental ha sido hacerles conocedores de su impacto y dotarles de herramientas, soporte y capacitación en aspectos clave.

  • Creación de modelos de atracción de empleados reales y vinculados a la propia experiencia. Hemos visto cómo muchas empresas invertían cantidades ingentes de dinero en su employer branding (marca empleadora), pero no conseguían serlo. Hasta que hemos analizado lo que vivían los empleados durante los procesos de selección y hemos visto qué había que cambiar. Las empresas diseñaban estrategias de atracción de talento que no se alineaban con las expectativas del candidato; que, además, no se cumplían durante los primeros días desde la incorporación y cuyo impacto minaba la confianza de los nuevos empleados, consiguiendo aumentar el porcentaje de empleados detractores en las empresas.  Los modelos de marca empleadora, creados a partir de la experiencia de empleado, nos han permitido alinear ambas partes y diseñar modelos sólidos que no se basan en atraer por atraer, si no en generar relaciones con nuestro talento objetivo.

Tendencias de experiencia de empleado para 2023

Una vez vistos los avances producidos a lo largo de 2022, queremos apuntar ahora las tendencias de experiencia de empleado que, creemos, que nos deparará el 2023. Creemos que habrá tres focos concretos:

  • Modelos de relación con el empleado basados en la confianza. Las empresas, si quieren diferenciarse, deben tener ejes claros que definan esa convivencia, basada en la confianza, y que permitan el crecimiento y desarrollo de ambas partes (empleados y empresa). Además, debemos poner foco en mejorar los niveles de vinculación de 2022, ya que la desconexión entre empleados y empresas ha aumentado y es necesario revertir la situación.
  • Orientación hacia el cliente interno en base a su experiencia. No podemos definir la relación con los empleados pensando desde la política o el proceso, sino en lo que el empleado necesita y valora. Debemos adaptar el mismo lenguaje que aplicamos hacia el cliente: ¿le explicamos el producto o le explicamos la necesidad que este le ayuda a cubrir?
  • Individualización de la experiencia. Llevamos años hablando de su importancia, pero todavía no es una realidad. Ya no vale el café para todos, gracias la gestión de los datos podemos conocer mucho mejor lo que quieren, necesitan y demandan diferentes colectivos de empleados. Entonces, ¿por qué no lo utilizarlo para generar soluciones a medida? De hecho, esta individualización de la experiencia nos va a permitir poner foco con colectivos con características específicas en los que sea necesario trabajar. Hablamos de la posibilidad de usar los modelos de experiencia de empleado como instrumentos de gestión de la diversidad e inclusión en nuestras compañías, asegurando que cada vez seamos más diversos e inclusivos, pero desde el conocimiento de las necesidades concretas y asegurando la eliminación de sesgos y políticas discriminatorias.
  • Gestión de la experiencia de los gestores o managers. Probablemente sea de lo más importante, dada su relevancia en la experiencia global. Y es que, ya hemos visto cómo su papel es clave para implantar el modelo y asegurar la mejora en el día a día, de ahí que tengamos que seguir contando con ellos para mejorar la experiencia de sus equipos. Pero ¿nos preocupamos de su propia experiencia? Es clave que entre las tendencias de experiencia de empleado de 2023 se refuerce la denominada “experiencia del manager”, con el objetivo de mejorarla como palanca de transformación de la experiencia del resto de la compañía.

En resumen, podemos decir que este 2022 ha sido un gran año para la consolidación de la experiencia de empleado como el modelo de gestión que ayuda a las compañías a resolver sus principales retos en materia de gestión de personas.Pero esto acaba de empezar, ya que es muy probable que en los próximos 10 años, hablar de experiencia de empleado sea sinónimo de gestión de personas; la función actual de los departamentos de RR.HH., Cultura, People (o como queramos llamarlos), se habrá transformado hacia la gestión de experiencia, para, de ese modo, conseguir ser empresas customer centric, en las cuales el customer sea cualquier persona con la que nos relacionemos (ya sea interna o externamente).

José Luis Pascual, Socio Director de Experiencia de Empleado en Lukkap España