Una empresa comprometida con sus trabajadores es aquella que se preocupa de que sus ejecutivos queden bien reubicados aún cuando son desvinculados por decisión o necesidades de la misma organización.

Hoy las señales económicas auguran un buen año, el mercado nos está dando la confianza en desarrollar nuestros negocios con tranquilidad. Las grandes compañías así también nos lo hacen sentir, el escenario es propicio para generar crecimientos sostenidos, las cifras de desempleos nos indican bajas históricas.

Las proyecciones de una compañía con este panorama favorable debieran ser centrar sus esfuerzos hacia el principal activo: el valor de sus ejecutivos y equipos de trabajo. Hoy nadie duda que son las personas las que construyen el valor de la marca, la confianza de sus clientes y su imagen en la sociedad.

Pero -paralelamente- los directores y altos ejecutivos se ven en la obligación de tener organizaciones flexibles, capaces de adaptarse continua y rápidamente a las exigencias de sus respectivas industrias, llegando en muchos casos a que las empresas se reestructuren, se fusionen o se vendan y deban reorganizar las compañías aún cuando los mercados son favorables y posean el valorado crecimiento sostenido.

Sin embargo, justamente las grandes reestructuraciones afectan principalmente a cargos ejecutivos relevantes, son en estos momentos -favorables- cuando las compañías deciden que son periodos para aprovechar cada momento y para lograrlo necesitan líderes y talentos específicos para conseguir estos crecimientos y aprovechar de manera efectiva estos tiempos de bonanza. Por lo tanto, un panorama positivo con bajos índices de cesantía tiene una mirada estratégica comercial que trae consigo una serie de consecuencias en ciertas empresas y multinacionales, y una de ellas es justamente el despido de ejecutivos que han sido valiosos para la empresa y que por diversas razones ya no tienen hoy espacio en ella, personas bastante competentes y valoradas.

Es aquí donde es importante contar con servicios de OUTPLACEMENT, que asesoran y contienen de manera individual a estos ejecutivos durante todo el proceso, desde la desvinculación hasta la reubicación y que son contratados con empresas expertas, por la misma compañía que está generando la desvinculación.

A las organizaciones que deciden apostar por un apoyo de outplacement les interesa brindar una desvinculación tranquila del ejecutivo con un valor adicional: saber que la persona va a estar acompañada hasta el momento de la recontratación en otra empresa.

De esta forma, para el ejecutivo el cambio de trabajo se transforma en una oportunidad, tanto de revisar objetivos laborales, como de hacer un balance profesional.

Es un mito que las personas después de cierta edad pierdan competitividad, lo que sí está claro es que hay que ir reinventándose, un ejecutivo no puede permanecer competitivo en el mundo actual, siendo exactamente el mismo profesional con las mismas habilidades.

No debiéramos tener que pasar por un despido para renovar nuestras habilidades profesionales, ahora bien, la gran mayoría -lo digo por mis 15 años de experiencia profesional como head hunter- de quienes hacen un programa de outplacement logran una reinvención profesional positiva.

Las empresas, a nivel mundial y local, están cada vez más conscientes de su responsabilidad con su entorno, sus trabajadores y ejecutivos. Observamos que paulatinamente se incorporan a las empresas políticas de transparencia, ética corporativa, responsabilidad social empresarial, además de existir hoy en forma unánime la certeza de que son las personas las que efectivamente hacen la diferencia. Prueba de ello es el éxito del ranking Great Place to Work y los indicadores de RSE, entre otros.

El programa de Lukkap, firma española presente en 43 países que acaba de llegar a Chile y a la cual represento, tiene una metodología probada que permite que las personas maximicen sus oportunidades laborales. No inventamos las oportunidades de trabajo, pero sí logra que la persona llegue primero a las que se abran en el mercado.

El servicio de outplacement es y será una nueva manera de entender las relaciones laborales y de negocios, donde los empresarios se hacen parte de la construcción del bienestar social y cultural de un país, generando las mejores condiciones laborales y de movilidad interna y externa para sus profesionales.

Diario El Mostrador
1 de febrero de 2013
Revisa la columna de Carla Fuenzalida, directora ejecutiva de Lukkap Chile