Como desconfiados y conservadores los calificó a este grupo el presidente del grupo el cofundador de Sodimac, accionista de Falabella y Friosur, en el conservatorio realizado por Lukkap Chile.

Como desconfiados y conservadores calificó José Luis del Río a los empresarios chilenos. El presidente del grupo Inder y Dersa, cofundador de Sodimac y accionista de Falabella y Friosur, entre otras compañías, aprovechó la conversación que el jueves se dio en un webinar programado por Lukkap, una consultora de outplacement, para volver a poner sobre la mesa su visión sobre el rol del empresariado nacional, sobre todo por el escenario económico y social que está viviendo el país producto, primero, del estallido social del 18 de octubre y, segundo, por el Covid-19. Y fue en esta plataforma donde además abordó la polémica política pública del retiro del 10% de las AFP. “Los empresarios chilenos, entre ser desconfiados y conservadores, han estado siempre a la defensiva, como defendiéndose de los ataques y haciendo muy poco propositivo. El ejemplo de las AFP es clave. Los gobiernos han fallado en no regular eso bien, pero cualquiera que conozca algo los números, hace años que sabe que las pensiones no alcanzaban. Que la gente no cotiza y que había un tremendo vacío, pero mientras nadie alegara, estábamos todos felices”, señaló en el evento online.

El empresario enfatizó en esto último y reconoció que parte de los problemas de descontento social que hoy se están viviendo nacieron porque “los empresarios estuvimos demasiado cómodos mientras la gente no alegara”. Entonces, agregó, » yo creo que hay una responsabilidad grande y que tenemos el deber de participar más en este tipo de discusiones a nivel más global”.

Del Río fue más allá y llamó a los empresarios a no esconderse y los instó a participar del debate público. “No solo hay que trabajar al interior de las empresas, hay que hacerlo para hacer mejores empresas, pero sin ninguna vergüenza tenemos que salir a decirle al país el valor de la iniciativa, el valor del emprendimiento, el valor del desarrollo, el valor de que trabajemos juntos trabajadores, ejecutivos y dueños. Reivindicar eso en forma muy clara y no escondernos, no estar a la defensiva”, sentenció.

“Hemos ido construyendo, culpa obviamente de los fundadores de empresas, un sistema perverso. Hay que crear incentivos para todos, para que los ejecutivos y los propios dueños de empresas entendamos que esta mayor productividad que todos añoramos no se logra solo con medidas (mediciones). Yo creo que se logra, fundamentalmente, con la cultura que se puede instalar en una empresa”, afirmó.

Fuente: Diario La Tercera
Fecha: 8 de agosto de 2020.