Además, este año, en comparación con los períodos anteriores, las mujeres superaron por primera vez a los hombres en los plazos de su reinserción laboral, promediando 3,7 meses ellas versus los 4 meses de ellos.

En el marco del nuevo contexto nacional, donde la crisis social no solo ha impactado en el diario vivir, el mercado laboral enfrenta una de las incertidumbres más importantes del último tiempo por el golpe económico que esto significará. Y es que la situación no solo afecta a los cargos base —que tradicionalmente son los primeros recortes en las empresas en períodos de crisis—, sino que también a los altos ejecutivos y la recolocación de estos mismos.

Esta idea es reforzada por las principales firmas de outplacement en el país —People & Partners, Lee Hetch Harrison (LHH), Lukkap Chile y Smartplacement—, quienes prevén que la sensación de inseguridad económica de las empresas se evidenciará en un desplazamiento o extensión de los procesos de búsqueda de posiciones ejecutivas, o incluso en una disminución en las remuneraciones ofrecidas para este segmento. El socio director de People & Partners, Danilo Rojic, señala que, pese al futuro incierto a nivel país, hay muchos indicadores que proyectan una contracción económica, lo que preocupa a las empresas respecto de cómo podrán mantener la sustentabilidad de sus negocios.

‘Son pocos los que consideran tener un crecimiento el próximo año, y cuando esto se instala en el empresariado hace que todo se paralice’, señala. Matías Palacios, director ejecutivo de Smartplacement, comenta que las empresas han optado por esperar a ‘ver qué pasa’, y mientras tanto, mantienen sus proyectos y contrataciones suspendidas. Es más, la directora ejecutiva de Lukkap Chile, Carla Fuenzalida, apunta a que los cuatro meses promedio de recolocación que tardan los ejecutivos actualmente, ‘tras el estallido social y paro productivo, podrían extenderse a números cercanos a los seis meses. Es por esto que un segmento que se vería beneficiado con una reinserción laboral más pronta sería el de los menores de 35 años, ya que mantienen rentas promedio más bajas’.

Desde LHH sostienen que ‘existe una complejidad adicional en los futuros procesos de selección que debe ser gestionada por los ejecutivos, con una mayor dedicación a la generación de redes de contacto y un mejor desempeño en las entrevistas laborales. Pero también se ha abierto un nuevo desafío de cómo pueden contribuir desde sus áreas de expertise, planteando ideas y mejoras a implementar de forma ágil como solución a la situación que vive el país’. Palacios agrega que también se impulsó una característica que ya existía, pero que ahora se da con más fuerza: ‘Las empresas están contratando y desvinculando con la misma rapidez. Si el profesional no calzó o no cumplió las expectativas, no hay segundas oportunidades y su salida se concreta de forma muy expedita. Esto le da dinamismo al mercado ejecutivo, aunque también mayor dramatismo’.

Políticas de equidad impulsan a las mujeres

En los últimos tres años, uno de los temas que se han tomado la agenda es la presencia femenina y las diferencias salariales por género en el mercado laboral. Ante esto, y como medida para combatir las desigualdades existentes, muchas empresas han suscrito un pacto generalizado de políticas proequidad de género, lo cual ha favorecido a las ejecutivas que participan en los programas de recolocación de profesionales.

Según las cifras de los principales outplacements del mercado nacional, este año las mujeres superan por primera vez a los hombres en los tiempos de reinserción laboral, alcanzando un promedio de 3,7 meses versus la media de 4 meses de ellos (ver infografía). Desde LHH destacan la notoria disminución en los períodos de recolocación de las mujeres. ‘Este segmento ha capitalizado de buena manera las oportunidades que se han generado a partir de las políticas de diversidad sobre las que muchas empresas han puesto un marcado acento en 2019, pudiendo abrir nuevos espacios en el liderazgo de las organizaciones’.

Asimismo, los expertos concuerdan en que las habilidades blandas que en general maneja de mejor forma el género femenino han favorecido su protagonismo en el mercado laboral, pudiendo ganar terreno en las áreas de alta dirección ejecutiva que anteriormente solo estaban guardabas para los hombres. Sin embargo, Palacios advierte que esta lectura también puede estar sujeta a la menor presencia de ejecutivas en estos programas. ‘Ellas son entre un 20% y 30% de los clientes de un outplacement, por lo que la muestra y dispersión son muy grandes’.

En todo caso, en términos generales, se observa que en los últimos tres años las tasas de recolocación de estos profesionales ha tendido a la baja, es decir, pasa menos tiempo entre que dejan un cargo y asumen uno nuevo. ‘Lo que sí es importante señalar es que se debe derribar el mito de que a las personas mayores les cuesta más tiempo encontrar trabajo. A veces las tasas de reubicación de los mayores de 50 años pueden ser un poco más altas que las de otros rangos, pero no excesivamente; en ese sentido, se pueden demorar un 15% más que otros, pero en ningún caso el doble como comúnmente se piensa’.

Recuadro

Sueldos menores encuentran más rápido

Por más obvio que suene, las remuneraciones influyen de manera directa en los meses de recolocación de los ejecutivos que cursan programas de outplacement.

Y pese a que los períodos de recolocación han disminuido con el paso de los años, la tendencia es a que el segmento de ejecutivos de menores ingresos logre una reinserción más rápida. Según cifras a noviembre de 2019 de los principales actores del mercado nacional, el rango inicial de sueldos de hasta $2,9 millones encuentra trabajo en 3,3 meses; el de $3 millones a $4,9 millones en 4 meses; el de $5 millones a $7,9 millones en 4,1 meses, y el de $8 millones o más en 3,5 meses.

En el actual escenario, la directora ejecutiva de Lukkap Chile, Carla Fuenzalida, dice que es recomendable flexibilizar las expectativas de renta. ‘Muchas veces es mejor ganar 10% menos que estar más tiempo desempleado, y ante los cambios profundos en materia laboral, esto puede constituir una oportunidad para los que se están reinsertando’.

SITUACIÓN PAÍS Los expertos apuntan a que, debido a la contingencia, los cuatro meses promedio de recolocación que tardan los ejecutivos actualmente podrían extenderse hasta seis.

Fuente: Capital Humano – Diario El Mercurio
Lunes 2 de diciembre de 2019