Fundó e-voluciona, empresa de asesoría de negocios y tecnología – «La herramienta más potente que me dio Lukkap es la del autoconocimiento, de darme el tiempo para saber lo que quiero hacer”

¿Cómo ha sido tu proceso por Lukkap? ¿Cómo lo evalúas?

Muy buena. Fue el aprender a vivir el duelo por salir de la Católica, el lugar donde estudié 6 años, después dos años un Magister y después trabajé 14 años. El vivir el duelo, el reconstruirme, creer de nuevo en mi misma, me llevó a tomar la decisión de crear mi empresa.

¿Qué es lo que más valoras de este proceso?

El tener un lugar donde llegar, de gente que te recibe con los brazos abiertos, donde te sientes acogido… para mí eso fue increíble, porque te sube el ánimo cuando tú estás abajo.

Si tuvieras que contar tu experiencia en Lukkap a otra persona ¿cómo lo harías?

Ya la he contado y he dicho a algunos amigos que esta es una experiencia muy buena. Cuando uno sale de un trabajo es súper bueno tener un lugar donde llegar distinto a la casa. El cambiar de “swish”, el sentir que todavía estás activo, que estás trabajando para ti. Decidir si vas a buscar pega, si vas a hacer un emprendimiento, buscar una meta para ti mismo. El lograrlo es súper valioso, y sentir que alguien te ayuda a hacerlo.

Cuál de las herramientas entregadas por Lukkap es la que más te sirvió?

La herramienta más potente que me dio Lukkap es la del autoconocimiento, de darme el tiempo para saber lo que quiero hacer. Darme un tiempo para reflexionar lo que me hace feliz y de lo que quiero conseguir en la vida. El tener esa pauta para poder orientar mi vida. Este año volví a sonreír, a uno le cambia la cara cuando hace las cosas que le gustan.

¿Cómo fue la relación con el tutor?

José Tomás me ayudó un montón en temas de crecimiento personal, a yo creerme el cuento y sentirme capaz de hacerlo, eso fue lo que más me ayudó. Ahora me siento con todas las ganas y potencialidades para hacer una buena empresa.