Tu experiencia podría ser «una mina de oro», según el director ejecutivo de YoPreneur, un ecosistema de apoyo a emprendedores post 40 que buscan un camino propio.

En Yopreneur la edad para emprender no es un problema. Formada hace ocho meses como un programa de desarrollo de negocios, ya ha impulsado las ideas de cinco de los nueve postulantes que los han requerido. Spinoff de Lukkap Chile -empresa de asesoría profesional con más de 600 miembros-, la marca es otra alternativa de crecimiento para profesionales que tras varios años de experiencia proyectan tomar un camino propio. Michel Tesmer, director ejecutivo de la empresa, comenta que Yopreneur es «un ecosistema que acompaña a profesionales mayores de 40 años a desarrollar una alternativa que diversifique sus opciones laborales para que puedan tener un emprendimiento».

Además, destaca que su asesoría es más «cercana» que otras alternativas del mercado, ya que trabaja de manera individual con cada caso. La idea surge, según Tesmer, producto del miedo que experimentan las personas cuando superan los 4o o 50 años por la competencia que pueden provocar los profesionales más jóvenes. «A mi no me gusta hablar de que se van a quedar sin pega y me lo imagino como que están sentados en una mina de oro con todo lo que saben y toda la experiencia que tienen», comenta.

Los primeros frutos

Juan Salinas (62), ingeniero civil industrial que trabajó por más de 3o años como gerente de distintas industrias de telecomunicaciones y cementos, creó la empresa de Implementación de estrategia TI Virtual con la tutoría de Michel Tesmer. Cuenta que en 2019 se quedó sin trabajo y pensó que a su edad «era muy difícil volver» a encontrar empleo con proyecciones en una empresa. Optó por darle un sentido distinto a su larga experiencia y apostó por otorgar apoyo en tecnología a las pymes. Ahora tiene dos clientes y se está expandiendo a un tercero. Explica que se encuentra en una etapa de prueba de metodología y que va «dando frutos» Salinas ya tiene su empresa en marcha y posee una red de contactos activos proveídos por Yopreneur que, tal como él dice, están interesados en que «te vaya bien».

Otra de las empresas que se han abierto después de los 4o años es BeChef, formada por el matrimonio entre la ingeniera civil Loreto Klein (45) y el cocinero profesional Patricio Escanilla (47). EL negocio consiste en la preparación de platos gourmet que llegan a la casa de sus clientes a La mitad del precio que cobraría un restaurante. Ya tienen más de 1.500 clientes y cuentan con una tasa de conversión de más del 3o%. «Yo creo que los dos teníamos ese bicho dando vueltas y de repente las circunstancias se dieron y pensamos ‘lo hacemos ahora o después no lo vamos a hacer,'» dice Loreto, quien se dedica al área administrativa mientras su marido se encarga de preparar variados platos.

Bufanet, empresa proveedora de telecomunicaciones que construye e instala redes de fibras ópticas en la llamada «última milla», que es la distancia del poste al hogar, es otro de los emprendimientos que han sido desarrollados después de los 4o años. La cabeza a cargo de la marca que ya tiene 52 trabajadores es Christian Bouffanais (43) y comenta que «invitaría a la opción de emprender pero sobre la línea de tu expertise y del conocimiento de lo que quieres hacer». Bouffanais trabajó más de 20 años en la industria de las telecomunicaciones, específicamente en la gestión de instalación y mantención de redes, antenas e infraestructura en general Con la experiencia y conocimientos acumulados dice que en un momento de su vida comenzó a pensar qué sería de él después de los 5o años, de su jubilación o de la posición en la que estaría al pasar tal edad. Se arriesgó y actualmente está «feliz». Además, asegura que «le estoy poniendo toda la fuerza y el empeño para desarrollar más la idea e incursionar en otros mercados»..

Post 40

Nacida como spinoff de Lukkap Chile, Yopreneur apuesta por acompañar e impulsar a los emprendedores mayores de 40 años para que levanten su negocio de la mejor manera.

«Lo que hay que hacer es abrirles los ojos para que armen un emprendimiento desde lo que saben, porque eso es uno de los factores más importantes. La capacidad de ejecución y conocimiento del mercado es lo que tienen en comparación a los más jóvenes», asegura Tesmer. Hay algo-a tener en cuenta antes de lanzarse con un negocio después de los 4o años y es que el nivel de exposición es mayor que en la juventud, por lo que una asesoría podría ser importante. «El proceso de emprendimiento está centrado en esa persona que no puede tomar riesgos desmesurados porque tiene familia, por lo tanto sus decisiones tienen que ser más acompañadas», sostiene Tesmer.

Fuente: Diario Financiero
Fecha: Domingo 4 de octubre de 2020